sábado, 7 de marzo de 2009

El diablo en la botella

Muy pronto en las librerías... un diablillo embotellado.
Y si quieren ver más de estas diabluras ilustradas por Sebastián Barreiro, pueden pasar por su blog y entretenerse un rato.







Keawe es un hombre sencillo que solamente desea lo que la mayoría de la gente desea: tener una casa hermosa, dinero y una pareja. ¿Será pedir demasiado? Tal parece que no, pues la oportunidad de obtener todo eso y aún mucho más está al alcance de su mano y por una suma irrisoria.
Un hombre rico pero infeliz le ofrece una botella diabólica con la que puede obtener todo cuanto desea. Keawe sucumbe a la tentación y pronto ve cómo todos sus deseos se transforman en realidad. Sin embargo, luego de haberse deshecho del maligno artefacto, una horrible enfermedad lo aqueja y pone en riesgo su incipiente felicidad junto a la mujer que ama.
Desesperado y sabiendo que su alma está en juego, Keawe parte en busca de la botella esperando poder hallarla y así volver a ser un hombre feliz.
Sin embargo, una vez que recupera la botella se le plantea un dilema: ¿será capaz de sacrificar su alma y condenarse para siempre con tal de obtener lo que desea? ¿Y cuál es el precio que está dispuesto a pagar para vivir feliz por siempre?
Una aguda metáfora de la eterna disputa entre las desmedidas apetencias materiales y la delicada felicidad del espíritu humano.

1 comentario:

rebo/rebo dijo...

hermosas ilustraciones

Cantidad de visitas desde abril de 2008: